fbpx

Los 2 tipos de persuasión en las ventas

Muchos le hemos puesto adjetivos calificativos a la persuasión en las ventas.

Pero pocos sabemos la cantidad de provecho que se puede sacar realizándose de buena manera. 

¿Cómo se persuade a las personas?

Si nos vamos a la definición exacta que nos ofrece la RAE, Persuadir es “Inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo”. Por lo tanto, nosotros estaremos induciendo o moviendo a las personas a hacer algo, en este caso a que realicen una conversión. La conversión es un término que se usa para poder definir cuál es el objetivo que se tiene con la publicidad en sí misma o la estrategia con la que se quiere llegar a ese objetivo.

Ahora bien, veamos las dos caras, ¿te parece?

Persuasión negativa y positiva

Existen estas dos categorías para la persuasión en las ventas y estamos seguros que tu has visto ambas

Persuasión negativa: Es la más común. Todos estamos predispuestos a que cuando vamos a ver un contenido publicitario veremos algo que nos ataque directamente para que compremos. Y muchas veces terminamos haciéndolo por saturación, pero ese es otro punto. 

Este tipo de persuasión es negativa porque si bien impactamos a las personas y quizás se logre realizar la compra, estas quedan con una sensación amarga con la marca propiamente tal. Se genera una mala reputación. 

Persuasión positiva: Es la menos vista, quizás la que pocos quieren usar porque seguramente no va a causar el impacto que genera el resto. 

Pero sucede todo lo contrario. 

Las personas están más adeptas a visualizar este tipo de publicidad o derechamente a comprar el producto o servicio que les estás ofreciendo. Ya que genera mayor engagement al ser una “publicidad oculta” y una mayor retención por parte de los usuarios, son más susceptibles a comprarte. Le estás atacando directamente el dolor que tienen, la necesidad que quieren solucionar. 

Enfoque de la persuasión en las ventas.

Los productos deben dirigirse a solucionar la necesidad de las personas, deben centrarse en la gente y la publicidad debe ser igual.

Para vender un producto debes vender la necesidad que soluciona ese producto y no el producto en sí mismo.

¿Se entiende la diferencia? 

Los clientes o futuros clientes, son más importantes que tu producto. Y en eso debes centrarte, no en lo que ofreces.

En este sentido, el marketing asociado a la publicidad y a la forma que tiene la marca de mostrarse a su público, debe estar centrado en el cliente para poder ofrecerle lo que “ellos necesitan”, no lo que tú quieres vender (esto lo tocaremos en otro artículo).

Tomando todo lo anterior, por supuesto que tenemos que elegir la buena persuasión en las ventas para llegar a nuestro público.

Incita a tu público a elegir los productos o servicios que ellos busquen, no lo que tu ofreces.

¿Cómo es tu publicidad? ¿Sabías estas diferencias?

Coméntanos lo que te pareció y haznos saber tus apreciaciones.

¿Quieres tener más información respecto a esto? Escríbenos a nuestro mail: contacto@agenciaventura.cl

Deja una respuesta